Make your own free website on Tripod.com

Etica

La vida media de los mexicanos se duplicó entre 1930 y 2004: Conapo
Home
Articulos
Tareas y apuntes
Peliculas
Noticias
Arte
¿Quien es Mario Villegas?

Enter subhead content here

Jueves 3 de noviembre de 2005

La tasa de mortalidad se ha reducido casi a la séptima parte, señala en un estudio

Tabaquismo y alcoholismo representan graves riesgos para la salud, sostiene

JUAN BALBOA

El Consejo Nacional de Población (Conapo) informó que el número de muertes en México disminuyó 0.5 por ciento; la tasa de mortalidad se ha reducido casi a la séptima parte, y la vida media de los mexicanos se duplicó (entre 1930 y 2004), al pasar de 36.9 a 77.9 años en el caso de las mujeres, y de 34.9 a 73 en el de los varones.

Un estudio del Conapo señala que la descomposición social en México se logra detectar en el elevado número de suicidios y homicidios. Además, los mexicanos mantienen hábitos, como consumir alcohol y tabaco, que entrañan algún tipo de riesgo para la salud y provocan fallecimientos. A esto se agrega que la vida moderna, principalmente en zonas urbanas, trae como consecuencia una alta mortalidad provocada por accidentes de tránsito.

Explica que la descomposición social se advierte entre quienes se quitan la vida y entre quienes privan a otros de ella, ya que anualmente 4.1 mil personas se suicidan y 10 mil mueren por homicidio. Ambos casos son más frecuentes entre los hombres que entre las mujeres, principalmente los asesinatos, ya que 7.8 mil se concentran en varones entre 15 y 64 años de edad.

Asimismo, el estudio del Conapo indica que el consumo del alcohol provoca el fallecimiento de 4 mil personas y de 26.8 mil por cirrosis. La mayor presencia de alcoholismo entre los hombres se evidencia en la cantidad de defunciones, que suman 3.7 mil. Además, el tabaquismo se vincula estrechamente a 6.7 mil muertes (4.6 mil de hombres y 2.1 mil de mujeres) por cáncer de pulmón.

Alta mortalidad por accidentes de tránsito

La vida moderna, indica el documento del Conapo, trae como consecuencia una alta mortalidad debido a los accidentes de tránsito. Por este motivo ocurren un total de 14.9 mil defunciones anuales, 11.5 mil de hombres y 3.4 mil de mujeres, de las cuales 9.5 mil corresponden a ocupantes del vehículo y 5.4 mil a peatones atropellados.

Señala que el riesgo de morir en un accidente de tránsito es mayor entre los hombres de 15 a 49 años, quienes concentran 7.6 mil defunciones por esta causa.

En promedio, 1.3 mil mujeres mueren en la etapa reproductiva de la vida, principalmente por causas asociadas a la maternidad, muchas de las cuales podrían evitarse con una adecuada atención durante el embarazo, el parto y el puerperio.

Transición epidemiológica

Acerca del avance de la transición epidemiológica, el estudio asegura que esto se evidencia en la alta proporción que representan las enfermedades crónicas y degenerativas que, en conjunto, suman 73 por ciento del total de defunciones ocurridas en el país. Estos decesos, a su vez, se concentran en los adultos, principalmente en los de mayor edad: 85 mil en personas de 50 a 64 años, 174.4 mil en las de 65 a 84, y 72.8 mil entre quienes tienes 85 años o más.

"La mayor proporción, en mayores de 50 años de edad, corresponde a defunciones por enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus y tumores malignos diferentes al cáncer de pulmón. En conjunto suman 192.7 mil decesos y representan 58 por ciento de la mortalidad total de esa población", subraya.

El Consejo Nacional de Población confirmó que de 1930 a 2005 las defunciones anuales disminuyeron de 476 mil a 474 mil. Sin embargo, debido a que la población se ha multiplicado 6.1 veces, la tasa de mortalidad se redujo significativamente de 27.5 decesos por cada mil habitantes en 1930 a 4.5 en la actualidad.

La mayor supervivencia de la población, agrega, se vincula estrechamente a la transición epidemiológica, que es uno de los cambios sociales más notables del siglo XX, la cual se define por el paso de una situación en que predominan las enfermedades características de la infancia, adolescencia y juventud -como las infecciosas, parasitarias, maternas e infantiles-, a un escenario donde son más profusos los padecimientos crónicos y degenerativos, asociados a la madurez y la senectud.

 

 

Enter supporting content here